Cuándo y cómo reclamar los salarios de tramitación

Los salarios de tramitación son aquellas cantidades que una empresa debe abonar a un trabajador en caso de ser declarado improcedente un despido. Es importante tener en cuenta que estos salarios se generan desde la fecha del despido hasta que se dicte una sentencia definitiva sobre el caso.

¿Qué son los salarios de tramitación?

Los salarios de tramitación son compensaciones económicas que se otorgan a los trabajadores que han sido despedidos de manera injustificada o ilegal y cuyo despido ha sido declarado nulo o improcedente por una autoridad judicial. Estos salarios cubren el período desde la fecha del despido hasta la fecha en que se dicta la sentencia de nulidad o improcedencia, o hasta que el trabajador es reintegrado a su puesto de trabajo. El objetivo de los salarios de tramitación es reparar la pérdida de ingresos que sufre el trabajador debido a un despido que no se ajusta a derecho.

Situaciones que te otorgan derecho a recibir salarios de tramitación

El derecho a recibir salarios de tramitación surge en varios contextos específicos relacionados con decisiones judiciales sobre despidos. Estos son algunos de los escenarios más comunes:

Cuando un despido es declarado nulo por un juez

Un despido es considerado nulo cuando se realiza en contravención de las leyes fundamentales que protegen a los trabajadores. Esto incluye, pero no se limita a, despidos por razones de discriminación (por género, raza, religión, etc.), embarazo o durante periodos de baja médica por enfermedad o accidente laboral. En estos casos, la declaración de nulidad por parte de un juez obliga al empleador a reintegrar al trabajador en su puesto de trabajo y a pagar los salarios que habría percibido durante el período de despido.

Cuando un despido es declarado improcedente por un juez

Un despido es declarado improcedente cuando no se cumple con los requisitos legales para su ejecución, como la falta de un motivo válido o la ausencia de un proceso adecuado (por ejemplo, no proporcionar al trabajador la notificación adecuada o no pagar la indemnización correspondiente). En tales situaciones, el trabajador tiene derecho a elegir entre la reincorporación a su puesto de trabajo o recibir una indemnización, además de los salarios de tramitación correspondientes al tiempo que estuvo desvinculado laboralmente hasta la fecha de la sentencia.

En ambos casos, los salarios de tramitación juegan un papel crucial en la protección de los derechos de los trabajadores, asegurando que se mantengan económicamente durante los procesos judiciales que determinan la legalidad de sus despidos.

Cómo se calculan los salarios de tramitación

El cálculo de los salarios de tramitación se realiza tomando como referencia el salario que el trabajador estaba percibiendo al momento del despido. Este cálculo incluye no solo el salario base sino también otros complementos salariales como podrían ser pagas extras, comisiones o bonificaciones habituales. El objetivo es reestablecer al trabajador en la situación económica en la que se encontraba antes del despido, hasta la resolución del caso o su reintegración al puesto de trabajo.

Consideración de ingresos por otro empleo

Si el trabajador encuentra un nuevo empleo durante el período entre el despido y la resolución judicial, los ingresos obtenidos por este nuevo trabajo deben considerarse al calcular los salarios de tramitación. Es decir, estos ingresos se deducen del total de salarios de tramitación que el empleador anterior debería pagar. Esta medida busca evitar una doble compensación al trabajador, pero garantiza que cualquier déficit en los ingresos comparados con lo que ganaba antes del despido sea compensado.

Impacto de las prestaciones de desempleo

De forma similar a los ingresos por otro empleo, las prestaciones por desempleo que el trabajador pueda recibir tras el despido también se toman en cuenta al calcular los salarios de tramitación. Estas prestaciones se deducen del monto total que el empleador debe en concepto de salarios de tramitación. Esto asegura que el trabajador no reciba una compensación superior a la que le correspondería si hubiera seguido trabajando. En caso de que el despido sea finalmente declarado nulo o improcedente y el trabajador sea reintegrado o indemnizado, puede ser necesario reembolsar las prestaciones recibidas al servicio público de empleo.

Este sistema de cálculo pretende mantener un equilibrio justo entre compensar al trabajador por el perjuicio sufrido y evitar un enriquecimiento injusto, asegurando así que todas las partes implicadas sean tratadas de forma justa según la ley.

Proceso para reclamar el pago de salarios de tramitación al Estado o al FOGASA

El proceso para reclamar los salarios de tramitación puede variar dependiendo de si el reclamo se hace directamente al Estado o al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). A continuación, se detallan los pasos a seguir en cada caso:

Cómo solicitar al Estado el pago de salarios de tramitación

  1. Identificación del caso: El primer paso es determinar si el despido ha sido declarado nulo o improcedente por una autoridad judicial. Este es un requisito previo para solicitar salarios de tramitación al Estado.
  2. Documentación necesaria: Debes reunir toda la documentación que soporte tu caso, incluyendo la sentencia judicial, tu contrato de trabajo, nóminas, y cualquier otro documento que acredite tu relación laboral y los salarios percibidos.
  3. Presentación de la solicitud: La solicitud debe presentarse ante el órgano administrativo competente, que puede variar dependiendo de la ubicación geográfica o del sector en el que se trabajaba. Es importante verificar los plazos de presentación para asegurarse de que la solicitud se hace dentro del período permitido por la ley.
  4. Seguimiento: Una vez presentada la solicitud, es conveniente hacer un seguimiento periódico del estado de la tramitación, ya que los procesos administrativos pueden ser lentos y requieren de una vigilancia constante para evitar retrasos innecesarios.

Cómo solicitar al FOGASA el pago de salarios de tramitación

  1. Condiciones específicas: FOGASA interviene en casos donde la empresa está insolvente o en concurso de acreedores y no puede hacer frente a las deudas salariales. Es crucial confirmar que tu situación cumple con estos criterios antes de proceder.
  2. Reunir documentación: Similar al proceso estatal, necesitarás compilar toda la documentación relacionada con el despido y las sentencias judiciales correspondientes, además de pruebas de la insolvencia de la empresa.
  3. Presentación de la solicitud: Las solicitudes a FOGASA se realizan a través de su sistema electrónico o en las oficinas correspondientes. Es importante asegurarse de que todos los formularios estén correctamente llenados y que la documentación esté completa para evitar retrasos.
  4. Monitorización del proceso: Dado que los procedimientos en FOGASA pueden ser complejos, especialmente en casos de insolvencia empresarial, mantener un seguimiento activo de la solicitud es esencial para responder a cualquier requerimiento adicional y asegurar que el proceso avance adecuadamente.


En ambos casos, puede ser aconsejable buscar asesoramiento legal para asegurar que todos los pasos se cumplen correctamente y para manejar cualquier complicación que pueda surgir durante el proceso de reclamación.

Error: El post actual no se encuentra en el array de posts.


Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/vhosts/iberabogado.com/httpdocs/wp-content/plugins/wp-whatsapp-chat/lib/class-frontend.php on line 24

Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/vhosts/iberabogado.com/httpdocs/wp-content/plugins/wp-whatsapp-chat/lib/class-frontend.php on line 24
× ¿Cómo puedo ayudarte?