¿Qué es la cláusula suelo de una hipoteca?

Seguramente en estos últimos tiempos has escuchado hablar de la cláusula suelo o has leído algún artículo al respecto, pero en este post aclararemos todas tus dudas.

La cláusula suelo se refiere a un tipo de interés fijado por las entidades bancarias cuando un usuario solicita una hipoteca, y este tipo de interés suele ser el Euríbor. Como éste índice fluctúa constantemente, algunos bancos convinieron con los clientes un tope mínimo que no dependa de esa volatilidad.

El suelo de la hipoteca es entonces, ese tope mínimo que se establece al momento de cancelar la cuota mensual, de manera que, si el Euríbor es inferior a este tope, no se podrá aplicar la reducción correspondiente.

Pero, ¿Cuándo es aplicable esta cláusula al crédito hipotecario?

En varios préstamos de hipoteca era fijado un suelo o tope mínimo hipotecario desde el cual el monto que cancelaba el hipotecado cada mes no bajaría. El porcentaje de esta cuota podía fluctuar, pero se ubicaba entre un 3% y 5%. Por lo tanto, en los casos en que el Euribor y el diferencial sean inferiores al tope mínimo, esta cláusula será aplicada.

Si por el contrario, superan esta cláusula, será aplicable la sumatoria de los dos primeros. Pero debido a esto, los clientes que mantienen una cláusula suelo de su hipoteca no se han beneficiado de la significativa caída que ha sufrido el Euribor estos últimos años, ya que ha alcanzado mínimos históricos e incluso índices negativos, tal como ocurrió en agosto de 2019, cuando llegó a cerrar en un -0,356%.

¿Qué es la cláusula suelo de una hipoteca?

¿Cómo determinar si tienes un suelo hipotecario?

Si antes del año 2013 firmaste una hipoteca, probablemente te estás preguntando si tienes o no una cláusula suelo. Lo primero que debes hacer es revisar el contrato de tu préstamo hipotecario y comprobar si contiene lo siguiente: “cláusula de límites de variabilidad del tipo de interés”.

Por lo general, este término suele ubicarse en la tercera cláusula, que corresponde al tipo de interés. Inclusive, la cláusula suelo normalmente suele encontrarse al final de este apartado. El tipo de texto que allí te vas a conseguir es algo referido al tipo de interés aplicable (ordinario o sustitutivo), el cual señala no podrá ser menor al 2,5% nominal anual.

Esto lo que indica es que el tipo de hipoteca que tienes no podrá ser nunca inferior al 2,5% a pesar de que el Euríbor baje. Sin embargo, puedes revisar también los recibos de abono mensuales de la cuota, y observar esos periodos en los cuales el Euríbor ha sido inferior.

Puedes encontrar en tu recibo dos términos, que son: amortización e intereses. Continuando con el ejemplo mencionado anteriormente, si los intereses son del 2,5% a pesar de que el índice interbancario de referencia tenga valores negativos, entonces lo más seguro es que poseas una cláusula suelo.

Lo que debes saber…

En sentencia del 9 de mayo de 2013, el Tribunal Supremo declaró la nulidad y carácter abusivo de estas cláusulas, limitando los montos ilegalmente cobrados desde el dictamen de esta sentencia. Esto debido a que los clientes no fueron informados de la carga jurídica y económica que se les estaba imponiendo.

No obstante, en el año 2016 mediante sentencia inapelable, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea rechazó que pueda ser aplicable una retroactividad limitada en el tiempo por ser considerada insuficiente e incompleta. Dictaminó además, que las entidades financieras españolas que se valieron de estas cláusulas, están en la obligación de devolver todo el monto cobrado a sus clientes desde la firma del contrato hipotecario.

De esta manera, según informe del Banco de España expuesto el 26 de abril del presente año, estas entidades financieras deberán devolver unos 5.000 millones de euros como mínimo entre la totalidad de sus usuarios afectados.

Redactora en IberAbogado
Asesora legal por oficio y vocación.
Me gusta escribir artículos en mis ratos libres y colaborar con varias webs y medios de prensa.
Actualmente terminando de cursar el Grado de Derecho en la Universidad Complutense.
Si tienes dudas o necesitas que te ayude, no dudes en escribirme.
Ariadna Martinez Campoy
Últimas entradas de Ariadna Martinez Campoy (ver todo)